Recorrido por Donostia – San Sebastián

Me ha parecido buena idea empezar con mi primer post acerca de la ciudad donde nací y me crié, San Sebastián. Para todos los Donostiarras, la ciudad más bonita del mundo, y por supuesto, con los mejores pintxos y la icónica playa de La Concha.

San Sebastián es una ciudad donde puedes ir a relajarte por unos días, o dedicarle un intenso fin de semana. La mejor época es sin duda, septiembre-octubre. Nada del turismo y saturación del verano, pero todavía un tiempo casi veraniego, y lo más importante, el agua del mar está a una temperatura “soportable”. Además, en septiembre coincide el evento por antonomasia de Donosti, el festival internacional de cine, que bien merece comprar unas entradas para ver alguna de las galas, o los pases de las películas, junto con sus actores y directores.

Donosti tiene algunos, llamémoslos clásicos, como pasear por la parte vieja o la playa de la Concha. Así que me he decantado por un listado de “qué hacer en Donosti”, bien contrastado por años de experiencia.

1. Los pintxos de la Parte Vieja tienen fama mundial. La tortilla de patata del Nestor, que se sirve sólo dos veces al día y que conviene reservar una hora antes, es uno de los “imprescindibles”. Así como las famosas anchoas del Txepetxa o la comida de temporada del Urola. De todas maneras, lo mejor, es darse un paseo e ir probando los diferentes bares para descubrir cuál es tu favorito. Eso sí, los pintxos, hay que acompañarlos siempre de un buen Txakoli bien frío.

2. La sidrería es otro de esos sitios únicos para los donostiarras. Aunque no pertenece a San Sebastián, como tal, durante los meses febrero, marzo y abril, el cercano pueblo de Astigarraga abre las puertas de sus sidrerías. El menú es único, toritilla de bacalao, bacalao, chuleta y nueces de postre, regado por deliciosa sidra, recién sacada de la barrica o Kupela. Las sidrerías tradicionales son de pie, porque, al grito de “Txotx” todo el mundo se dirige a la zona donde se almacenan las barricas, para llenar el vaso de sidra, que tradicionalmente hay que consumir en ese mismo momento. Todo el menú, aunque reducido, probablemente sea el mejor que hayas probado jamás. Los siglos de tradición cocinando lo mismo, se notan.

WP_20140412_22_24_56_Pro

3. La Playa de la Concha es conocida en todo el mundo. Con su forma de U, caminar por el paseo un día soleado es una experiencia que no deja indiferente a nadie. Lo mejor es, después de comerse unos pintxos, andar hasta el Peine de los Vientos, para escuchar cómo se filtra el sonido de las olas por los tubos bajo el paseo, y, sacarse un “selfie” en las fotografiadas esculturas de Chillida. Por el camino, podemos parar para degustar el menú del día del restaurante Narru, en plena Concha.

WP_20141003_15_47_29_Panorama

4. El Puerto, y el Paseo Nuevo, que rodean el monte Urgul, y el castillo de la Mota, merecen la pena explorarlos a fondo. Poder ver la bahía entera y la isla de Santa Clara al anochecer, no tiene precio. El paseo por Urgul, junto al muro interior, es bastante desconocido pero las vistas de la parte vieja y la bahía son espectaculares, se puede subir por el camino detrás de la iglesia de San Sebastián.

Windows Phone_20140516_13_43_24_Pro__highres

5. Dos planes para un día lluvioso, algo bastante frecuente en Sansebastián, una visita al Acuarium y al museo de San Telmo. El acuarium de Donosti es uno de los más completos del mundo. El tubo de cristal por el que podemos caminar por dentro de uno de los tanques rodeado de tiburones, es sobrecogedor. Sobre todo si vas con niños, es una visita obligada.

Se me ocurren muchas cosas más, pero prefiero simplificar la visita. No nos olvidemos, de que los pueblos de los alrededores de Donosti, también son dignos de visitar, como Guetaría, Tolosa, Deba…. y un largo etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *